lunes, 14 de enero de 2008

La Tinta, El Tintero y... el Paso en Falso (II)

Atención: Relato Corto.

El sonido se fue apagando mientras corría por los silenciosos pasillos, e Irene realizó un último esfuerzo para orientarse dentro de que aquellos laberínticos pasillos, y localizar la procedencia de aquel llanto. Su propia respiración, casi ahogada, y el bombeo constante de sus sienes, le obligaron a detenerse.

El sudor recorría su frente, introduciéndose en sus ojos, provocando un escozor que le impedía ver con claridad. Su respiración retumbaba en los oídos cuando volvió a escuchar aquella voz, pero esta vez parecía proceder de una habitación cercana a donde ella se encontraba.

Encañonó directamente a la puerta, las astillas saltaron por los aires cuando las viejas bisagras cedieron ante la fuerza de la patada lanzada contra el portón. El juego de luces y contraluces producido por la linterna no desveló absolutamente nada, pues la nube de polvo generada al caer la puerta era demasiado espesa.

Armándose de valor, cruzo el umbral buscando de manera más sistemática. La habitación, como tantas otras, un par de muebles carcomidos por el tiempo se esparcían por la sala, mientras que el resto estaba cubierto por el polvo, las telarañas... y el tiempo. Tras unos instantes, percibió algo inusual... una serie de marcas en el suelo, donde el polvo delató las huellas de unas botas que se alejaban en dirección a lo que parecía una segunda puerta. Se acercó con cautela, giró el pomo y la puerta gimió sin demasiado ánimo.

Un cuerpo yacía inerte, tumbado bocabajo, sus manos aferraban un fusil de asalto, de las mismas características que el revólver de Irene, se acercó al cuerpo, y comenzó a darle la vuelta. Al verle la expresión de su cara no pudo reprimir un grito de terror, sus facciones, aunque reconocibles, mostraban una expresión desencajada de puro terror, los dientes, astillados completamente por la presión de su mandíbula mostraban restos de lo que parecía ser su propia lengua; los ojos a punto de salir de sus propias órbitas mostraban restos de lágrimas de sangre que recorrían todo el contorno de aquella desfigurada cara, mientras que el resto del cuerpo mantenía una postura y tensión aberrantes.

Reprimiendo el vómito que le subía por la garganta y las lágrimas pugnaban por salir, pudo reconocer al amigo que una vez estuvo a su lado. Gracias a sus aficiones, pudo obtener la réplica que ahora llevaba en sus manos. Al presentarse voluntario para ir en busca de su hermano pequeño, pensó que todo se solucionaría rápido; pero cuando volvió a la casa rural pálido y recogió su equipo a toda prisa para adentrarse de nuevo en aquella extraña mansión, supo que algo no marchaba bien... pero jamás pensó que acabaría de ese modo.

Toda la presión acumulada se abalanzó sobre ella... y lloró como nunca lo había hecho.

Aún con las lágrimas resbalando por sus mejillas, se incorporó lentamente, recogió la linterna y el revolver. No pudo ni tan siquiera acercarse para darle un último adiós, no en esas condiciones. De repente, percibió que no se aferraba sólo al fusil, en su otra mano sostenía un pequeño verdugo de lana, como el que llevaba puesto su hermano antes de desaparecer...

Continuará

PS: Dedicado a Amparo y a José Luís - por ese orden, sí siempre -, que me formuló la pregunta: ¿Acaso el protagonista no es una mujer? E inmediatamente me hizo comprender el error que estaba cometiendo.

Por cierto, gran descuido mío. Agradecimientos a Eduard, quien me ayudó en la elección del nombre de la protagonista.

5 comentarios:

La técnica dijo...

Gracias por la dedicatoria :P

Me ha hecho mucha ilusión, como ya te he dicho varias veces, soy muy cagueta, y como sigas asi me voy a cagar leyendo estas cosas xD

Nos vemos manquito

Giraffe dijo...

pues a mi me ha ofendido que mucha dedicatoria, pero el hecho de que se llame Irene no sea reconocido.

dos feos en doce horas. muy mal juancho, muy mal... abusas de que te quiera.

(L)

Juancho dijo...

Sí, sí, sí. Madre mía, que cabeza tengo...

Asunto solucionado.

(K)

(o'-')O

Giraffe dijo...

oooh, no tiene importancia, no tenias que haberte molestado, de verdad, no fue nada...

Juancho dijo...

Al pedo... y por cierto, ¿qué pasó con "2 Minutos para Medianoche"?

Maldito... ¬_¬U

(o'-')O