miércoles, 23 de febrero de 2011

La Tinta, El Tintero y... el Stylish Blogger Award

¡Vaya! Semana de sorpresas, no sólo ha sido mi cumpleaños y han terminado mi cocina - bueno casi -, si no que María Observa (os recomiendo mucho que la leáis) me ha premiado con el Stylish Blogger Award.


Todos estos premios llevan asociados un pequeño juego. Algo que por otra parte me encanta, en esta ocasión toca confesar 7 secretos. Que no 7 pecados, no confundamos.

(1) ¿Os he hablado de mi pequeña obsesión con las Linternas?
(2) ¿Y con las Estilográficas?
(3) No tengo por costumbre celebrar mi cumpleaños. Si invitó a algo será porque quiero, no porque me obligue una fecha del calendario.
(4) Sueño despierto, hasta tal punto que en ocasiones pierdo el hilo de las conversaciones.
(5) Poseo un muy peculiar sentido del humor.
(6) De cuando en cuando digo las cosas sin pensar. Con todo lo que eso conlleva.
(7) Soy un comprador compulsivo de libros, y si son de terror mucho mejor.

Ahora me toca a mi nominar a 7 - vale, 8+1 - blogs, tanto para recibir el premio como para que nos cuenten algún que otro secretillo. (He actualizado esta parte porque se me olvidó incluir a una amiga... Que cabeza la mía, la verdad).

- Susurros de Deseo
- La Soledad en las Trincheras
- Estefanía Álvarez
- Quiet Brown
- Haciendo las Américas
- La Estela del Mig
- Sin Melatonina
- Yemaya

(Venga y uno más de regalo)

- Me dijeron que en el Reino del Revés nadie Baila con los Pies

lunes, 21 de febrero de 2011

La Tinta, el Tintero y... el Objetivo

¿Hola? ¿Hay alguien por aquí?

Esto de no tener tiempo me resulta curioso. Cuando no tienes tiempo resulta que todo sucede más deprisa, tan rápido que ni te das cuenta de lo que está pasando. Siendo sincero no estoy acostumbrado a esta situación, a que el dichoso tiempo se escurra entre mis dedos y que cuando quiera reaccionar ya sólo quede la sombra de un beso. O el reflejo de un sueño oculto entre los dibujos de un niño pequeño.

La situación es la que toca, mientras intento estabilizar mi vida por un lado, por otro voy a toda prisa para evitar que mis fantasías se escapen con la luz de un nuevo día. Al menos espero que se queden dormidas sobre el felpudo, esperando que regrese con la compra, a rebosar de historias escritas en las servilletas de aquel bar en donde servían cuencos llenos de romances, de esos con demasiada sal para las heridas.

Mientras, escribo como puedo, sueño como puedo... Y por supuesto, comienzo a llegar a final de mes como puedo, con o sin tus besos. Eso sí, cada vez que me pierdo, vuelvo a tejer la realidad con el perfume de tu cabello, ese con el que me emborrachaba nada más despertar.

domingo, 6 de febrero de 2011

La Tinta, el Tintero y... el Recuerdo

Realizo malabares en el borde de un precipicio mientras el vieno me grita que la hora del cambia ha llegado. No le hago mucho caso, muchas fueron las veces que me incitaron a perseguir tus labios cuando todo a mi alrededor se convertía en humo.

Miro con desprecio el fondo del abismo que durante tanto tiempo se burló de mi, le observo como quien mira sin pestañear las nubes de cualquier cielo que me dió la espalda nada más llegar.

No tengo miedo, sobre mis hombros pesan lágrimas de rabia que escupió el marel dia en que decidí perderme en un sueño para no regresar jamás.

Resbalo y ya no me importa si caigo sobre tierra firme o me acogerán los oscuros brazos que me esperan tras este largo final. No grito, no abro la boca. No lo hice cuando mi corazón se moría ahogado entre tus caricias no lo haré ahoroa que tan sólo son unos ojos, unos labios los que me quieren condenar en esta maldita celda de cristal.