martes, 8 de abril de 2008

La Tinta, el Tintero y... el Papel

Siento que nos hayamos tenido que encontrar esperando en la barra de este bar. Pero en esta ocasión, no te quería esperar, ni en tu casa, ni en la mía ni en cualquier otro lugar. Para empezar, estoy cansado de perseguirte sin parar, de soportar mis excusas para no salir a bailar. No quiero que me detalles los encuentros con tus amantes, cuando soy yo el único que aguanta tus desplantes.

¿Sabes lo que cuesta seguir soñando? No te puedes hacer una idea, puesto que tú lo tienes todo al alcance. Siempre me pregunté en quien piensas al despuntar el alba; mientras sigues abrazada a él, entre sábanas empapadas. Yo soy incapaz, lo confieso, de pensar en otro lugar; demasiadas mañanas despertando en soledad. ¿Y tú no tienes nada que contar? Parecemos dos desconocidos, que intentan recuperar el tiempo perdido. Tiempo que juega con nosotros a las escondidas, mientras hurgo en mi chaqueta en busca de la noche perfecta. Tranquila si te tienes que ir, pero antes de cruzar la puerta, no se te olvide sonreír.

Últimamente estoy de mala gana, y me canso de escribir, tanto me cuesta, que muchos días no me apetece ni reír. Bueno, ya se marchó, a la caza y captura de otro nombre para su lista, y yo, de nuevo, aquí solo, anotando sentimientos en mi cuaderno usado, rodeado por el humo del tabaco, café quemado y tortilla de patatas de segunda mano. La gente viene y se va, y el camarero me observa esperando a... ¿te fuiste sin pagar? Esta te la guardo, ya verás.

Entre el gentío, observo su mirar, la de una mujer que no aparte su vista de mí, aún con todo mi pesar... me doy cuenta de que no es a mí a quien mira, no estoy seguro pero creo que me señala mientras se confiesa a su compañera. Una última mirada, pagan, la miro y se va.

¿Escuchas eso? Las nubes cierran sobre mi corazón, pero esta vez, te haré caso, y perseguiré a la tormenta... simplemente, para tener algo que contar.

20 comentarios:

Nohema Rios dijo...

Me encanta tu manera de relatar... y si ella decide irse con alguien más, qué esperas tú?, en la siguiente entrada me contarás las aventuras que te atreviste a experimentar....
Te dejo un gran abrazo!

CalidaSirena dijo...

Me has transmitido tristeza y melancolía en este relato. Desde luego se ve un corazón dolido, un corazón cansado de tanto esperar. Porque no haces como los pájaros y alzas el vuelo, seguro que en otro lugar encontrarás lindos parajes, lindos árboles y descubrirás que en esta vida hay algo más, no todo tu mundo se puede girar en torno a quien no te ve y a quien no te siente.
Y eso tu no lo mereces.
Cálidos besos y tiernos abrazos

Juancho dijo...

Nohema Rios, muchas veces perseguimos a quien no debemos. ¿Pero no es en eso en lo que consiste enamorarse? ;D

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Cálida Sirena, cuando las cosas se tuercen, mejor intentar cambiar a cualquier precio. Nunca sabes dónde encontraras a esa persona especial. ;D

Un abrazo y un beso muy grandes. :)

NinfA_OccidentAl dijo...

Querido Juancho, no persigas tormentas inútilmente, es preferible que el sol te queme apaciblemente, a la vez que tu corazón se guarda hermosas historias que queremos leer! :)!

Juancho dijo...

Ninfa Occidental, a veces es preferible seguir una tormenta... ya sabes lo que dicen... 'Después de la tormenta... siempre llega la calma'. ;D

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Sine die.. dijo...

Para hallar la calma después de la tormenta es preferible perseguirse primero a uno mismo, Juancho...

Uhmmmm me encanta tu forma de narrar los paisajes internos...

Besitosssssss!!!

lágrimas de mar dijo...

es muy triste pero en los sentimientos no se manda, van por libre

besos

lágrimas de mar

Juancho dijo...

Sine Die, cuanta razón tienes. Pero lo malo es cuando en tí mismo se desata la tormenta... ;D

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Lágrimas de Mar, cierto, los sentimientos no se pueden controlar. Y algunas veces, nos hacemos tanto daño...

Un abrazo y un beso enormes. :)

Nohema Rios dijo...

Juancho, pasa por mi blog, te espera un regalo.
Abrazos!!

Vanadis dijo...

me gusto tu relato,esta muy melancolico,y claro esta que los sentimientos no se mandan...si se mandaran seria todo un poco mas facil...
un abrzao fraterno

Juancho dijo...

Nohema Rios, muchísimas gracias por el regalo... de verdad. ;D

Un abrazo y un besazo enormes. :)

Vanadis, si, pero si mandásemos sobre nuestros propios sentimientos... todo sería demasiado frío ¿no crees?

Un abrazo y un besazo enormes. :)

liv dijo...

mmm a que me recuerda esto..?

Excelente.. me pasare por aqui, por ahora me gusta.

saludos :P

Paisanito. dijo...

Juancho, coincido con mis amigas...

eres genial en tu modo de relatar!

cada dia me atrapas màs, hay dias que siento que estoy en tus relatos...

te dejo un fuerte abrazo,

y buen domingo!

Juancho dijo...

Liv, bienvenida a La Tinta y el Tintero, me alegra mucho que mis relatos te gusten...

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Paisanito, bueno, mientras disfrutes leyendo mis relatos, y gracias pro las palabras de ánimo. ;)

Un abrazo y espero que todo te vaya estupendamente. :)

Ika dijo...

Incluso para disfrutar de ella.
Casi todo tiene un lado bueno...
Muak

Juancho dijo...

Ika, casi todo, tu lo has dicho. Pero de vez en cuando, es mejor darle un meneo a la vida, ¿no crees?

Un abrazo y un beso muy grandes. :)

lágrimas de mar dijo...

te dejo muchos besos con sabor a miel para toda la semana

Lágrimas de mar

Juancho dijo...

Lágrimas de Mar, muchas gracias por los besos. A ver si me dan fuerza para seguir al 100% lo que queda de semana. ;)

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Penélope dijo...

Im-Presionante.

Un saludo.

Juancho dijo...

Penélope, me alegra muchísimo que te haya gustado. ;D

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)