lunes, 28 de abril de 2008

La Tinta, el Tintero y... el Pesar

Necesito robarle tiempo al tiempo.

Últimamente no he podido ni pensar en mí, y lo siento mucho, pero tampoco en ti. Perdóname por no presentarme cuando me invitaste a salir, no sé como sucedió pero me perdí entre calles, bares, y el humo de labios arrogantes. Simplemente quiero que la rueda vuelva a girar.

¿Te crees que me gusta estar así? No digas bobadas, si cuando clavo en tus pupilas mi mirada no puedo parar de soñar. Pero esta vez el corazón hecho a volar, sin mirar atrás, sin despedirse de mí, sin dejar una dirección donde le pueda localizar.

Estoy tan cansado que no me apetece jugar, aún por mucho que te enfades sólo por esta vez necesito que lo dejes pasar. Es una mala racha, nada más. En cuanto tenga tiempo sabes de sobra que volveremos a bailar, a reír y a llorar, a perseguirnos por cada rincón de esta laberíntica ciudad.

Maldita casualidad repetida, ¿te acuerdas cuando eras tú la que no podía más? Yo hablaba sin parar hasta que se te caía una sonrisa, o una lágrima... bueno qué más da. Lo que si recuerdo eran aquellas tardes de lluvia, abrazos en el sofá mientras escuchábamos a las nubes gritar. Tú te quedabas dormida y yo no paraba de pensar.

¿Que si algún día todo volverá a ser igual? Claro, tienes mi número... ya sabes donde me puedes encontrar.

14 comentarios:

Maria Alexandra dijo...

Ufff primero...lo que es relatado..me esta sucediendo...casi exactamente...(hace tiempo no sentia esto..sentirme profundamente en un relato...

Y segundo..agradezco el beso y el abrazo...Muchas gracias por tu visita.


Cariñosamente


Maria Alexandra

lágrimas de mar dijo...

las dudas no asaltan y el tiempo juega en nuestra contra...seguro que llama

muchos besotes y cariños grandes

lágrimas de mar

Juancho dijo...

María Alexandra, supongo que todos nos sentimos así, sin tiempo para absolutamente nada... hazme caso, y róbale al tiempo... seguro que sales ganando. :)

Y por cierto, no tienes que agradecerme nada. ;D

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Lágrimas de Mar, parece que el tiempo es un jugador de cartas... pero yo también se hacer trampas... ;D

Un abrazo y un beso enormes. :)

liv dijo...

aiiss me enternece esto y no puede ser...ajjaa

a ver si te llama¡¡


Precioso. besoss :)

blackbutterfly dijo...

mira... me dejo de sensiblerias...si no te llama ella se pierde un gran hombre con un alma aún mayor...
miles de besos de tu compi de espejo...

Juancho dijo...

Liv, jajaja hombre de vez en cuando no es tan malo... ¿o sí? :P

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Black Butterfly, jajajaja bueno, la esperanza es lo último que se pierde... o era lo primero... bueno que más da. :P

Un besote muy grande. :D

Penélope dijo...

Me encanta cómo juegas con las palabras...,, bueno, en realidad me gusta como escribes, lo que cuentas, lo que explicas, lo que sientes..., no sé.
Da gusto leerte.

Un besazo.

Juancho dijo...

Penélope, muchas gracias por estar ahí y por animarme tanto con tus comentarios. ;D

Un abrazo y un beso enormes. :)

CalidaSirena dijo...

Es bueno sentirse en el lugar de los demás, a veces eso nos hace pensar y recapacitar..
Habrá un día en que todo vuelva a su cauce y aunque no vuelva al lugar que esperamos, siempre encontraremos nuestro propia lugar..
Hoy me ha tocado filosófico el comentario, lo siento..
Besos y abrazos muy tiernos.

Me gusta la dulzura que transmites en tus escrito..

Juancho dijo...

Cálida Sirena, no tienes porque sentir nada... ;D

Y tienes toda la razón, tarde o temprano descubriemos todos el lugar al que pertenecemos.

Un abrazo y un beso muy grandes. :)

Nohema Rios dijo...

Bueno, esa mujer a la cual le eres incondicional es una afortunada, mira que tener siempre esos momentos contigo cada vez que te llame por teléfono.... qué envidia ;)
Besos!

Juancho dijo...

Nohema Rios, ¿envidia? tranquila la mujer de mis sueños... esta precisamente en ellos. Aunque bueno, algún día... se cruce en mi camino. ;)

Un abrazo y un beso muy fuertes. :)

Inocencia prohibida dijo...

No hay que dejar de creer en el amor aunque se sufra. Es el más bello sentimiento. Y aunque a veces nos toque un helado a amargo... ¿Serías capaz de dejar de comer helado? yo no desde luego.

Miles de besos y abrazos

Juancho dijo...

Inocencia Prohibida, que conste que a mí, personalmente, no me gusta demasiado el dulce ¿eh? Jejejeje

Un abrazo y un beso enormes. :)