miércoles, 15 de octubre de 2008

La Tinta, el Tintero y... la Niebla

Recoge tus cosas, tienes exactamente cinco minutos para preparar una mochila, una donde únicamente te quepa una muda de ropa - esa que siempre te deseo quitar -, un juego de sonrisas de usar y tirar y algún que otro manual de 'Como configurar nuestros sueños para entrar en guerra con la realidad'. Esta vez te prometo no portarme mal, sólo lo suficiente para que no te olvides de respirar. ¿Preguntas qué es lo que llevo en mi macuto? Ya sabes, lo de siempre: secretos olvidados, que te iré contando para no aburrirnos demasiado, una cantimplora llena de lágrimas que nunca derramé y un aislante para poder dormir en todos esos lugares en donde te perdí.

Parece que el tiempo acompaña, serán dos o tres días más aunque en mi trabajo ya he dicho que no se aburran demasiado si deciden esperar. Que llamen todo lo que quieran, que busquen hasta hartarse entre el cielo y la tierra. No pienso aparecer, ni siquiera para recoger lo poco que me olvidé mientras jugaba a ser una persona respetable. El dinero no me preocupa, allá donde vamos te aseguro que vale menos de lo que cuesta hacer reír o llorar, bueno, ya me entiendes. ¿Que por qué tantas prisas? No sé, recibí un mensaje, una señal que me gritaba - ¡CORRE HASTA QUE NO PUEDAS MÁS! - y decidí que por una vez, todo podría salir bien, que me sentaría bien poder paladear el sabor de la felicidad. Una sola vez, no pido nada más. El resto, si quieres te lo puedes quedar como recuerdo, algo que enmarcar y cuando pase un tiempo simplemente forme parte de las estanterías o este acumulando polvo en el fondo de algún cajón.

El tiempo no espera a nadie y nosotros no vamos a ser la excepción. Te ayudo con la mochila, y me pregunto que puñetas habrás metido para que pese tanto - y cómo lo has hecho sin que esto reviente al menor movimiento. -, un detalle que me ha sorprendido: ¿lo tenías todo previsto? Porque nada más llamar a tu puerta, con mis prisas arrasando el lugar, no te has inmutado, nada, simplemente me has sonreído y has desparecido rumbo a tu cuarto. Supongo que soy demasiado previsible ¿verdad? Mejor, así ya sabes por donde voy a salirte, aunque me apena un poco, porque nunca voy a poder sorprenderte. Por más que lo intente, por más que me esfuerce siempre irás un paso por delante, conociendo mis planes y jugando sucio. Como si realmente te asombrases con cada una de mis payasadas. Bueno, supongo que siempre podría ser peor, no habernos conocido por ejemplo, prefiero ni pensarlo, odio sentir ese escalofrío en mi alma cada vez que la idea hace acto de presencia.

Iremos directos a la estación central y pediremos un billete de ida a 'Cuanto-Más-Lejos-Mejor'. Siempre lo quise visitar, me han comentado que los paisajes y sus bosques son ideales para pasear, tal vez para perderse un rato y conocer a las gentes del lugar. La comida, magnífica, pero sin salir con el estomago que te vaya a explotar. Lo suficiente para una pequeña siesta, o que no se paren nuestros sueños por debajo de ese nórdico en el que tantas veces me hiciste vibrar. Además, siempre es temporada baja, creo que al gente no sabe donde está, únicamente has de estar preparado para pagar ese pequeño precio. Me han comentado que el tiempo casi siempre acompaña, únicamente con algunas tardes de lluvia o noches de tormenta - al menos es lo que ponía el folleto -. Ya sabes que no hace falta mucho para convencerme, con tal de saber que tú estarás allí; yo llamaré para conseguir reserva en cualquier hotel... dejar atrás nuestra decencia y ver si puede encontrar el camino de vuelta al amanecer.

Pero el sonido de ese dicho fax me devuelve a la realidad, a mi oficina, a todas las idas y venidas. Con sus sonrisas falsas y sus corbatas sin vida... si sólo pudiera tener en mis manos cinco minutos para nosotros dos... sólo cinco, no pido mucho más.

12 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Ufff, el tiempo que muchas veces corre en nuestra contra, vidas vividas atropelladamente entre el trabajo y la vida a contra reloj que llevamos..
Cuantas veces habré yo pensado eso, ojalá tuviera aunque fuese cinco minutos para disfrutarlos los dos sólos sin estar pendiente de nada más, que de nosotros dos...
Las vacaciones debían de ser más de una vez al año, verdad??..
Besos muy cálidos Juancho

Juancho dijo...

Es lo malo de las carreras contra rejol... los segundones no suelen tener ni premio de consolación. Aunque tal vez eso lo hace más excitante ¿no?

¿Vacaciones? Jajajaja creo que en una buena temporada no voy a disfrutar de unas buenas vacaciones... tendré que hacer de tripas corazón. :P

Un besazo, Cálida Sirena.

Giraffe dijo...

La mosquitera de la puerta se cierra de golpe mientras el vestido de Mary ondula. Como una visión baila atravesando el porche mientras en la radio Roy Orbison canta a los solitarios. Ese soy yo, y tú la única que quiero. No me mandes de vuelta a casa, no podría enfrentarme de nuevo a la soledad.

No vuelvas corriendo adentro. Ya sabes por qué estoy aquí. Estás asustada y piensas que igual ya no somos tan jovenes... ten un poco de fe, hay magia en la noche. No es que seas una belleza, pero no estás mal. Y a mi con eso me vale.

Puedes esconderte bajo tus sábanas a estudiar tu dolor. Hacer cruces de tus amantes, arrojar tus rosas a la lluvia, desperdiciar el verano rezando en balde por que un salvador se alce de entre estas calles... Bueno, yo no soy ningún héroe, eso lo sabemos. Y toda la salvación que puedo ofrecer está bajo este sucio capó con una oportunidad de que todo, de algún modo, salga bien. ¿Y qué otra cosa podemos hacer más que bajar la ventanilla y dejar que el viento agite tu pelo? La noche se está abriendo y estos dos carriles nos llevarán a cualquier parte. Tenemos una última oportunidad para hacerlo realidad, para cambiar estas alas por unas ruedas. Sube, el cielo nos espera entre las carreteras.

Ven y coje mi mano, nos largamos esta noche a por la tierra prometida, Carretera del Trueno. Aquí tirado como un asesino al sol... sé que es tarde, pero si nos apresuramos podemos conseguirlo. Siéntate. Agárrate. Carretera del Trueno...

Tengo esta guitarra a la que enseñé a hablar, y mi coche está aparcado ahí atrás, por si estás lista para hacer el largo camino de tu porche al asiento de alante. La puerta está abierta, pero el viaje no es gratis. Y sé que las palabras que no se han dicho te hacen sentir sola, pero esta noche seremos libres y se romperán todas las promesas.

Hay fantasmas en los ojos de todos los chicos que rechazaste, y embrujan esta polvorienta carretera de playa en los esqueletos de viejos Chevrolets quemados. De noche gritan tu nombre por las calles con la túnica de tu graduación hecha harapos a sus pies... y en el fresco solitario del amanecer puedes oír sus motores rugiendo... pero cuando llegas al porche se han ido con el viento.

Así que Mary, sube.

Es una ciudad llena de perdedores, y yo me largo de aquí para ganar.

Bruce Springsteen, Thunder Road, 1975

Juancho dijo...

Bonita canción.... :) Pero que conste que no me he fijao ¿eh?

Un abrazo, majo.

Giraffe dijo...

Lo sé, juancho, lo sé... pero me ha recordado la temática, y así te interesas por esta canción, te la oyes, y te conviertes en mejor persona. No digo que te haga falta, pero es que es tan buena... :)

liv dijo...

De momento mi humilde voto lo tienes :) uno de los blogs personales que mas me gusta leer y leer y leer... a ver si hay suerte

muackkk

Juancho dijo...

Lo haré, Giraffe, lo haré... y bueno todo el mundo necesita ser mejor persona... ¿no? :P

Un abrazo, majo.

Jejeje muchas gracias, Liv, por tu voto. :)

No creo que gane... ni si quiera que me acerque a los primeros puestos... pero ahí estoy ¿no?

Un besazo.

___________________ dijo...

Si es qeu la vida moderna mata al amor, está visto :S .De todas maneras siempre nos quedará la ilusión de pegar un zapatazo al fax y salir corriendo a comprar un billete a cuanto más lejos mejor (me ha encantado esa frase)


Un saludo,



Pedro.

Juancho dijo...

Bienvenido a la Tinta y el Tintero, Pedro.

Todos nosotros deberíamos de tener nuestro "día de furia" particular... y ver que ocurre. ;)

A lo mejor ese billete no sale gratis jejejeje.

Un abrazo.

Giraffe dijo...

JUANCHO, NO, NO Y NO....

Ya te lo he dicho muchas veces, no te dejamos que hagas el kirkduglas, nada de "he dicho que quiero un desayuno y una hamburguesa como la de la foto"...

NO.

CONTRÓLATE.

Respiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiira... :)

___________________ dijo...

Hummm a lo mejor no sale gratis, pero...si el precio merece la pena, ¿quién sabe? ;)

Juancho dijo...

Nunca me dejaís que me divierta... :P

Un abrazo, Giraffe.

Puede que el precio merezca la pena... habrá que intentarlo. ;)

Un abrazo, Pedro.