sábado, 31 de enero de 2009

La Tinta, el Tintero y... el Balcón

Con el segundo paso de llave, la puerta de mi hogar - frío hogar - se cierra para toda la eternidad. Mientras, el sol se esconde para no ver lo que se me viene encima, maldito cobarde. Intento mantener la calma, ahora las escucho con claridad. Día tras día llega un momento en el que te puedes llegar a acostumbrar.

Tiempo atrás aprendí a convivir en ellas, al marchar el sol, durante esos segundos en el crepúsculo las oyes maquinar, trazar planes sin parar. Si no has conseguido reaccionar antes de que el último resquicio luz haya partido, date por perdido, amigo. Pesadillas con forma de realidad, amenazan en las habitaciones según me ven llegar. Si intento moverme con cautela resulta peor pues con mi triste intento entro en su juego sin ni siquiera tener la invitación pertinente.

¿Sabes? De vez en cuando me da por pensar. Todas esas malditas ideas se agolpan para entrar y ver quien es la primera que me machaca sin piedad. Una curiosidad: en su extraña carrera no todas consiguen llegar. Muchos se quedan por el camino, las que lo logran son precisamente aquellas que no han jugado limpio. Llega un momento en el que las esperas justo antes de ir a dormir, notas como se deslizan entre los dedos de los pies, te acarician cientos de cuchillas heladas que poco a poco cortan la piel. Aprietas los puños, cierras los ojos y empiezas a creer que nada es posible, incapaz de perder más sueños por el camino porque ya se encargaron de traficar con todos ellos en la reventa.

Incrédulo, me sorprende tu dejadez, tus patéticas ganas de abrazar el olvido por segunda vez. Mira directamente a los ojos de esa fotografía que nunca quisiste perder. Guardando cada uno de esos abrazos soñados, de esas noches sin ropa interior, ordenando cada uno de los besos que no te dio junto a las facturas impagadas de la calefacción. Algún día comprenderás que por mucho que pierdas estas obligado a continuar, a dejar todo el pasado atrás. Romper las cartas, las normas y la primera cara que intente apuñalarte porque sencillamente querías jugar.

Tal vez y sólo tal vez, pueda borrar la sensación que juega a la ruleta rusa cada vez que tu sombra se digna a dirigirme la palabra. Puedo tener una oportunidad, si reemplazo los cartuchos de fogueo por munición real... sí, puede funcionar. Ahora me toca a mí girar el tambor, y por primera vez me deleitaré observando como un sudor frío besa tu delicada piel.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Haz de ese un dulce hogar, Juancho, y no dejes que cruce la puerta quien no sepa valorarte como mereces (y quieres).

"Incrédulo, me sorprende tu dejadez, tus patéticas ganas de abrazar el olvido por segunda vez".

Insisito, hay frases que deberías patentar o algo.


Un besazo, rey.


MO.

Kinyla dijo...

Holas chico,

siento no haberme pasado antes, ya sabes que he estado en construcción... pero creo que he encontrado cierta estabiliad... mínimo hasta la semana que viene xD

Ya te he añadido al blog nuevo, cuando puedas cambia en enlace ;)

Un Saludo! :)

P.D.: No sé porqué le llamaste Balcón a este, pero puedo imaginarme varias metáforas.

Juancho dijo...

Haré todo lo que esté en mi mando para conseguirlo. Aunque últimamente tengo la sensación - como de costumbre - de que todo me sale justamente al contrario de lo que había planeado.

Y me jode que no veas.

Un besazo, MO.

Mientras consiguas un poquito de paz todo el sacrificio no habrá sido en vano. ;)

Un besazo, Kinyla

Paisanito. dijo...

¨tus patéticas ganas de abrazar el olvido por segunda vez. Mira directamente a los ojos de esa fotografía que nunca quisiste perder. Guardando cada uno de esos abrazos soñados, de esas noches sin ropa interior, ordenando cada uno de los besos que no te dio junto a las facturas impagadas de la calefacción.¨

Esas lìneas me recuerdan a mì en una noche de mucha tristeza,
en fin, un gustazo leerlo, amigazo.

espero que sus cosas esten regias de salud, dinero y amor.

un abrazo,

paisa!.

Juancho dijo...

Ya sabes, únicamente recordamos el pasado para no caer en los mismos errores en el futuro... ;)

Yo también espero que todo te esté llendo bien.

Un abrazo, Paisanito. :D

* SINE DIE * dijo...

No es lo mismo una casa que un hogar, Juancho...

Haz(hagamos) de la vida el rincón más acogedor..

un besito

Juancho dijo...

Eso me recuerda a una canción de Los Suaves... ;)

Aunque para conseguir ese objetivo primero tengo que calentarme los pies... y la cabeza. Que no es poco.

Un beso, Sine Die