miércoles, 4 de marzo de 2009

La Tinta, el Tintero y... la Moneda

Hasta las sombras de mi habitación sueltan pestes cuando únicamente oyen el tic tac del maldito reloj. La estilográfica juega entre mis dedos, esperando ese momento que nunca llega. Mientras tanto, el poco tiempo que me queda resbala entre mis dedos, entre los recuerdos que me trae tu pelo. Mis ojos me traicionan y creo verte detrás de cada espejo, en cada estación de metro.

Mi respiración ya no acompaña a los latidos del viento que se quedaron rezagados, espiando, el momento que me olvidé de aquel beso. Los libros ya no me cuentan más historias de noches perdidas entre tus piernas, de amaneceres que nos traicionan en mitad de un cruce de lenguas. Se han empeñado, me obligan, a que siga acariciando ojos de gato en un triste día de verano.

Aquí, sentado en el sofá sigo charlando con palabras que ya nadie quiere escuchar, con cientos de cigarros cuyo humo baila al son de cada batalla que no deseo olvidar. Observando como se dispersa con la mirada somnolienta en los sollozos que recorren sin rumbo fijo por las esquinas de este, mi silencioso hogar.

Si pudiera elegir entre el cielo y el infierno, escojo el infierno, pues aún sabiendo de ante mano, en el infierno te digo, tú estarás allí a mi lado.

9 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Yo si te escucho, me encanta hacerlo..
Un beso con mucho cariño Juancho..

Henmex dijo...

vamonos al infierno.... total no ha de haber mucha diferencia con la crisis...

Juancho dijo...

Entonces yo seguiré hablando... aunque a veces no me calle ni debajo del agua. :)

Un besazo, Cálida Sirena.

Seguro que no, además en el Infierno tendremos más ofertas... tentadoras. Jejejeje.

Un abrazo, Henmex

Paisanito. dijo...

Amigo,

paso a dejarte buenas vibras..

espero que todo andè en orden,

un abrazo,


paisa.

Juancho dijo...

¡Hola Paisanito!

Todo en orden pero con muy poco tiempo para casi nada.

Al menos os sigo de cerca... aunque no hable mucho. :P

¿Y tú? Espero que todo bien. :)

Un abrazo.

El vivo dijo...

Juancho he de reconocer tu valentia, no soporto a los chivatos y te hubiera cortado todos los dedos de las manos aunque me hubieras dicho la dirección que te pedía, gracias que salió de su escondrijo te librastes y puedes seguir escribiendo.
Como he comprobado tu lealtad puedes contar conmigo para lo que necesites.

Juancho dijo...

Podré ser muchas cosas... pero un chivato...

Un saludo, El Vivo

MO dijo...

Fijo.
Que estará allí digo, en el infierno. Como la mayoría de todos nosotros.
Afortunadamente.

MO.

Juancho dijo...

Al menos tendremos mogollon de historias que contarnos... o podremos tirarnos los trastos a la cabeza durante toda la eternidad.

La cuestión es no aburrirse porque vamos a pasar muuuuucho tiempo allí metidos. :P

Un besazo, MO.