miércoles, 17 de junio de 2009

La Tinta, el Tintero y... la Piel

Inevitable. No le des más vueltas, en nada ayuda sentirse como un animal acorralado. Las dentelladas y zarpazos acarician el aire. La única respuesta que obtienes es la frustración producida por la falta de enemigos reales. Todas las malas hierbas a las que pusiste freno, ahora abrazan tu cuerpo, constriñen tu alma y realizan transfusiones de su sabia envenenada para que sientas todo el fuego de la desesperación recorriendo cada palabra, cada gesto, los fútiles intentos por engañarte a ti mismo, por pensar que por una vez lo estas haciendo bien.

Ni siquiera te has parado a pensar en que la linea de tu bien y de tu mal, de todo aquello que no te has atrevido a pensar, nunca ha sido flanqueada. Tus sueños se quedaron retorcidos en un oscuro lamento mientras que te has ido alejando siempre al compás de besos que nunca lo tenían demasiado claro.

En cambio, ahora soy capaz de distinguir los muros que me rodean, los que se interponen entre mi ansiada meta y las olas que baten con furia mi dilatada conciencia. El camino me ha sido mostrado por todos aquellos que me habían olvidado, aunque reconozco que reunir fuerzas resulta un esfuerzo titánico. Y aún mirando todo aquello que he ganado, siento tristeza por todas los ojos y suspiros que tendré que dejar tirados, en lo más hondo de la cuneta.

No me olvidaré de ellos, simplemente necesito tiempo para conquistar los horizontes a los cuales fui cerrando puerta tras puerta. Las prisas no tienen cabida, más si cabe tras derrochar tantos granos de arena que llevaban mi nombre.

En este momento, me toca dominar todo lo que fue capaz de dominarme a mí. Incluso con la duda asaltándome al grito de: ¡La bolsa o la vida! Convencido estoy, al final del tortuoso camino me cruzaré con una sonrisa cálida, esbozada por el niño que un día fui.

Tenderá su mano y dirá medio llorando: ¡Vamos, has tardado! Tus sueños y yo te estábamos esperando.

6 comentarios:

Kinyla dijo...

Yo tengo un bate de beisball monísmo con la palabra "Anímate" gravada a fuego ^^... ya sabes lo que quiero decir ;) jeje

No tengo tus sueños, no sé muy bien realmente cuales son, pero siempre que pueda hacer, no hacer, deshacer o yo que sé... me avisas ;)

Un Saludo!

P.D.: por qué se llama piel el relato??

Juancho dijo...

Eh, eh que estoy animado. :P

Ya sabes... los sueños, sueños son. Únicamente adquieren la importancia que nosotros mismos les damos.

La entrada se llama Piel sin ningún motivo consciente... insconsciente, vete a saber.

Un abrazo, Kinyla!

CalidaSirena dijo...

Me encanta saber que has encontrado el sendero y que las fuerzas se vayan renovando para seguir..
Ahora es tu momento, agarralo con fuerza y a por él..
Un beso lleno de cariño..
Me encanta leerte así..

Juancho dijo...

Cierto, el sendero está ahí, ahora bien las fuerzas no sé muy bien donde las tengo jejejeje.

Aunque también se que si reuno las suficientes podré continuar dando un pasito más. :D

Un besito para tí también, Cálida Sirena. :)

Samara Morgan Lacroix dijo...

Hola!, me ha gustado tu sitio y me gustaria intercambiar links. Si te interesa, visitame:

www.lacatedraldelasmelodiassangrantes.blogspot.com


Un saludo!

Juancho dijo...

Bienvenida a la Tinta y el Tintero, Samara Morgan Lacroix.

Me alegra que te haya gustado el sitio, por supuesto que visitaré el tuyo sin falta.

Ahora mismo te enlazo. :)

Un saludo!