miércoles, 24 de junio de 2009

La Tinta, el Tintero y... la Tecla

La situación, insostenible. Mi mente continúa pactando con cualquier miedo que esté a su alcance. La habitación, únicamente cuatro paredes que no dejan de menguar. El mundo, una pequeña fiesta a la que de momento nadie se atrevió a faltar. Incluido yo. Desde los rincones más oscuros, desde los páramos más desolados ni mis gritos ni lamentos puedes ya escuchar. Afónico, lagrimales hastiados de tanto suplicar. Los pasos ni producen ya el eco del alegre caminar.

El teléfono se queja porque nadie tiene ganas de contestar... al fin y al cabo, las respuestas monótonas siempre han entrado en una hoja en blanco. Por eso te pido, por eso te suplico que me eches un cabo, tiendas una mano. Hoy más que nunca deseo perderme sin más conversación que la de saber que tu sombra permanece aquí, a mi lado. Recorramos la ciudad, sumerjámonos en este mar de cristal, de vigas retorcidas, de miradas y cuerpos fabricados a medida. Sin peros, sin excusas a medio peinar, se nos hace tarde, hoy me es imposible dejar de soñar. Un juego de malabares, terco como un niño que no quiere dejar de jugar porque dio cuenta de que al crecer, todo los sueños que atesoro serían moneda de cambio para canjearlos por un pedacito de ilusión.

Hoy quiero ser ese niño, saltar de nuevo sobre los charcos, regresar a casa sabiendo que he sido malo, perseguir mil pájaros volando. Reírme porque esa mariposa coquetea contigo mientras tú te pones deliciosamente nerviosa. Contar las estrellas, mientras me permaneces en silencio, a la espera, me equivocaré de nuevo y volveré a empezar... no necesito ver tu sonrisa, puedo componerla con todos los guiños que me devuelve el cielo perlado de tu mirar.

Aunque me quede en silencio, con la vista perdida en algún lejano sentimiento, por favor, no me lo tengas en cuenta. Soy así, no lo puedo evitar, mis sueños, mi imaginación de niño pequeño siempre va un paso por delante de lo que pienso. A veces puedo controlarlo con algún caramelo, alguna esperanza vestida de terciopelo. Si te contara realmente todo lo que pienso, creo con toda mi alma que tus labios jamás pronunciarían mi nombre de nuevo. Y eso me aterra, me ahoga en una niebla espesa. De verdad, que no quiero creer los motivos que un día expusiste para no volverme a ver.

Algunas veces me canso, me aburro de dar vueltas en círculos, dejando que mi corazón recoja el testigo y continúe con mis escritos. Aun a sabiendas que en la caja donde guardo todos mis sentimientos, hace tiempo que no guardo ni uno bueno. Ni uno solo que pueda ofrecerte, todos aquellos que alguna vez sirvieron para que te fijaras en mí, han volado o me han abandonado. Algunos lo he tenido que vender al peso para secarme las lágrimas que me impedían ver el cielo.

Por eso te pido que no te vayas, que no me dejes solo en este mundo incierto, porque a pesar de todo, yo me sigo riendo de todo lo que me hace sentir como un tonto bajo la atenta mirada del espejo. Incluso, en los peores momentos, siempre obtendrás de mí esa sonrisa cálida aunque por dentro mi corazón se haya convertido en un témpano de hielo.

Porque de un tiempo a esta parte... lo que me aterra, lo que verdaderamente me acojona... es fijarme en tus ojos y no verte sonreír.

10 comentarios:

Kinyla dijo...

Sé que no soy la chica del relato porque me río de más, incluso estando triste (creo que en eso nos parecemos xD), si nos quitan la x y la D del teclado nos morimos de angustia xD (ves?)xD

Un abrazo Juancho! ;)

Juancho dijo...

Jejejeje en ningún momento he dicho que me refiera a una mujer en particular... ¿o sí? :P

La melancólica duda sobre... ¿seré yo el centro de sus sueños? O no...

¿Qué dos teclas me comentabas? Ah si... xD

Un abrazo, Kinyla!

CalidaSirena dijo...

Hoy te has superado a ti mismo, será que estás enamorado??..Porque esas palabras han brotado del corazón o por lo menos así las he sentido... De verdad te digo, que es precioso lo que has escrito y me has emocionado...
Un beso y un cariño grande

Juancho dijo...

Jajajajaja bueno de momento no, aunque en estos temas nunca se sabe... ;)

Pero sí, es cierto que me he dejado llevar un poco. Y al final supongo que se nota. Me alegra que te haya gustado mi entrada.

Un besazo, Cálida Sirena.

El padrino dijo...

Muy bueno Juancho, pero tienes el don de desubicarme, no se que me pasa que siempre tengo que leerte dos veces para enterarme bien, me estoy haciendo viejo. Amigo los años no perdonan.

Juancho dijo...

Tranquilo, que no es la edad ni nada por el estilo...

Yo también tengo que leerme un par de veces - cuando no son cinco o seis - para intentar comprender qué es lo que escrito... :P

Un abrazo, El Padrino.

liv dijo...

Enamorado o no... hay una chica, alguien por ahi... si no, las cosas que dices no tendrian el sentido que le das. Muy emotivo. Por lo que veo, escribes desde el corazon. Te exprimes con ese juego de palabras, que a veces provocas que piense, que nadie esta en el sitio que le ha tocado estar....

Y contestando a tu pregunta, mis "musas" hace tiempo ya se fueron. El vacio que dejaron, creo que tb puede servir como fuente "literalia".

y bueno. jeje ahora yo te pregunto... "ella" te lee? está al tanto de todas esas letras que le dedicas siempre?

bsos¡¡¡¡

Juancho dijo...

Pues para no tener musas creo que tus textos son bastante buenos ¿eh? No quiero ni pensar el día en que te vengan a visitar de nuevo... ;)

Supongo que la nuestra eterna pesadilla es creer que siempre podemos pertenecer a un lugar mejor...

Si me lee de momento no me dice nada... jajajajaja :P

Un besazo, Liv.

Samara Morgan Lacroix dijo...

Hola!, paso a decirte que ya estas agregado, un saludo!!

Juancho dijo...

Buenas, Samara Morgan Lacroix... pues muchas gracias por enlazarme. :)

Un saludo!