martes, 23 de febrero de 2010

La Tinta, el Tintero y... el Agua

En ciertos días como el de hoy, mi mente va por libre, no puedo controlarla, o tal vez no lo deseo. Comienza juntando retazos de historias inacabadas, incompletas mientras observa nerviosa el reloj. Obligándole a consumir minutos, horas y días completos. Una vez acabados, manipulados, a mi alma le ofrecen suculentos sentimientos en bandejas de plata. Cocinados, adulterados, recalentados, hasta la saciedad para evitar que centre en los gestos y guiños que, de cualquier otro modo, supondrían jugarse la vida.

¿Qué mecanismos producen en mi tal estado? Me cuesta identificarlos, aislarlos y analizarlos. Se escabullen por las mil habitaciones que forman mis pensamientos. Juegan a un melancólico escondite de todo aquello que tuve, de todo aquello que amé y no pude tan siquiera despedirme.

Me da rabia, pues yo no deseo jugar, me cansan sus reglas, intentar ir más allá. Darme de bruces con un callejón sin salida que me conozco hasta la saciedad.

Sin embargo, aquí estoy de nuevo, preguntándome por qué y cómo he llegado de nuevo hasta aquí. Cuál es la salida, sino retrocediendo sobre mis propios pasos. Desbocados sentimientos, que me tienen atrapado, arrasan con todo aquello que encuentran a su paso.

Cuando pienso que pagaría cualquier precio por conservar una sonrisa de esa mujer a la que he amado, giro sobre mis talones y regreso por el camino de lágrimas que hasta esta trampa que lleva tu nombre me ha guiado.

Sonriendo, tiro la factura de tus labios al suelo, siempre me pareció un importe desorbitado: mis sueños por conservar la calidez de un beso de alguien que nunca me ha amado.

Y como comprenderás, querida, no estoy dispuesto a pagarlo.

6 comentarios:

kR dijo...

Joder los comentarios no chuskan con chrome :S

Juancho dijo...

Pues acabas de dejar un comentario... :P

Uso chrome y a mi me van perfectos. O_o

Poeta frustrado dijo...

Me gusta como juegas con las palabras.
Qué buenos fragmentos, aunque un poco tristes y muy reflexivos.
Un saludo
PF

Juancho dijo...

Muchas gracias Poeta Frustrado, en efecto, son algo tristes pero si nos ayudan a reflexionar un poco... Entonces no son tan melancólicos. ¿O sí?

Un abrazo.

Padrino dijo...

Te veo un poco revoltoso, pagale hombre!!.
Muy bueno compañero.
Veo que estas otra vez en la brecha.
Saludos.

Juancho dijo...

Aquí continúo, si señor. Porque como no siguiera al pie del cañón, pienso que me aburriría cosa mala... ;)

Un abrazo, compañero.