sábado, 13 de noviembre de 2010

La Tinta, el Tintero y... el Marco

Vaya, según veo tengo todo esto un poco descuidado. No me extraña, con la temporada Otoño-Invierno que llevo me sorprendería que lograse concentrarme en algo que no sea mi presente más inmediato.

Una parte de mi, la que sigue pensando en mundos de fantasía, en terribles aventuras que más tarde mis manos se esfuerzan por escribir, se encuentra aletargada, aguardando su momento. Aquel en el que se libere de las ataduras impuestas por una mente que no desea perder el control de una situación un tanto delicada. Una situación que incluye palabras como hipoteca, amueblar, pagos y cancelaciones... En resumidas cuentas, independencia.

Independencia, que palabra tan extraña y al mismo tiempo deseada.

Si os soy sincero, esta es una de las pocas veces en las que realizo el esfuerzo de contener mis ganas de imaginar, concentrándome en el mundo que me rodea. Debo reconocer que me resulta sorprendente, ajeno. No estoy acostumbrado a esto, a fijar mi atención en las situaciones cotidianas que vivimos cada día.

Despertarme con el sonido del despertador, ir a trabajar, regresar y revisar punto por punto aquellos objetivos que me vinieron impuestos al tomar la decisión de meterme en un piso. Realizar mis cuentas, cálculos y cábalas, dejarlo todo preparado para el día siguiente y vuelta a empezar.

Sin embargo, no todo es así, aún guardo un as en la manga: no dejo de lado el sonido del plumín al rozar la hoja en blanco. Continuo escribiendo en mis pequeños diarios, anotando, grabando en tinta azul o negra cada uno de mis locos sueños, describiendo las increíbles formas que se desdibujan bajo la sombra del viento.

Con el tiempo, el letargo se convertirá en animación suspendida. Ese momento llegará cuando toque firmar las escrituras y abra las puertas por primera vez de las cuatro paredes que me acogerán – espero – durante el resto de mi vida. Sin embargo, cuando el ciclo se complete, esa espera se convertirá de nuevo en palabras, textos y poemas escritos todos ellos de mi puño y letra.

Antes de que se me olvide, he vuelto a recibir un premio de mi amiga Sophie (
http://ciudadgriscontintesazulados.blogspot.com/). Esta vez relacionado con el mundo Manga. Sé que ya lo he dicho, pero me parece que voy a tener que inventar mi propio premio para todos y cada uno de vostr@s.



Aquí van las cinco normas del premio.

1. Poner el premio en una entrada en tu blog: Hecho.
2. Poner el nombre y el link del blog que te lo ha otorgado: Hecho
3. Poner tus 5 MANGAS favoritos:
  • Video Girl AI. Tengo la colección al completo, es mi MANGA favorito. De hecho, es la única colección MANGA que logré completar.
  • Alita, Angel de Combate.
  • Orange Road.
  • Robotech. ¿Este vale? Fue una co-producción entre Japón y EEUU.
  • Ojos de Gato.
4. Poner tus blogs o paginas de Internet favoritas: No tengo páginas favoritas, salvo los blos que leo. Suelo usar internet para navegar sin rumbo fijo.
5. Nominar a los blogs que tu crees merecedores de este premio:

6 comentarios:

Sophie dijo...

etapas que nos van cambiando la vida, eh?
besito enorme! :)

Juancho dijo...

Un poco. ;D

Ahora mismo estoy con unas terribles ganas de que se acabe todo y dar por finalizado tanto ir y venir con los bancos. :(

¡Un besote!

Te susurraré... dijo...

La terrible contradicción de que para alcanzar la independencia tengas que esclavizarte a una hipoteca!

Merecido premio, sin duda.

Besos

Juancho dijo...

Cierto, es una situación curiosa. Me alegro de poder vivir... Pero no para mi, si no para un banco.

¡Un beso!

Estefania Álvarez dijo...

Gracias!

Voy un poco atrasada con tu blog y LO SIENTO mucho.

Cuando me ponga lo leeré todo y haré un aluvión de comentarios. :)

Que la musa te visite y susurre palabras dulces a tu oído.

Estefania

Juancho dijo...

No te preocupes!

Yo últimamente sólo os puedo leer desde el Reader. :S ;D

De momento, me va acariciando que no es poco. =)