miércoles, 27 de octubre de 2010

La Tinta, el Tintero y... el Zarpazo

Bloqueado, mentalmente bloqueado. Sí, damas y caballeros, digo esto mientras preparo el almuerzo para mañana. Como muchas historias de terror, todo comienza con el protagonista en su casa, tranquilo, relajado leyendo un libro en el salón. Lo que no sabe es que le están observando.

De reojo miro la eterna planta del salón, esa que no se muere ni a la de tres. Cuando entró por primera vez en la habitación sabía que tenía algo extraño, que no estaba bien. No necesita que la rieguen, ni que la cuiden las hojas, por no necesitar, no necesita ni realizar la fotosíntesis. Y por alguna razón que no llego a comprender, cada año que pasa la ves más llena de vida – o de no-vida en su caso. Se está haciendo con el control del salón, lo sé, a mi no me engaña. Aunque lo peor de todo es que por mucho que la mires, te devuelve la mirada con un “Sí, que pasa...Y no te creas que me vas a enterrar ¿eh? Así que ojito con lo que hacemos, que te estoy vigilando chaval.” o un ”Cerebrooos”... Mejor me imagino que ha dicho lo primero, ¿vale? Por mi salud mental, ya sabéis.

Trago saliva e intento no llamar la atención cuando paso por delante de la Planta-No-Muerta, pero está vez no cuela, se ha fijado en mi. Toca salir a la carrera, o todo lo que puedo correr en un pasillo de algo menos de tres metros. Cuando de repente (*Spaannnk*) recibo un sartenazo con todo el cariño y la comprensión de mi Mente Bloqueada.

Al recobrar la conciencia, veo el techo en el suelo y el suelo en el techo. Planta-No-Muerta me mira desde el resquicio de la puerta. Salvado por la campana, al menos esta vez. Enfoco la vista y Mente Bloqueada carraspea para llamar la atención – un poco más – mientras desenrolla una lista de interminables de tareas por realizar. Con voz grave va enumerando todas y cada una de ellas. Me incorporo e intento por todos los medios no hacerle caso pero, incluso mientras me arrastro hacia la cocina con un inexplicable dolor de cabeza, sigue erre que erre. Que si mira esto, que si llama a tal o a cual, que si revisa lo de más allá, que no te olvides de eso que es tan importante... Al cabo de un tiempo se queda congelada, bloqueada más bien (de ahí su nombre, que no porque sus ancestros sean los Nativos Americanos, no, es que cuando me lo propongo soy un lince), en una pose ridícula. La boca medio abierta, señalando la lista con toda la intención del mundo.

Lleva así un par de semanas, Planta-No-Muerta también, y yo me estoy empezando a mosquear – por culpa de Mente Bloqueada – y a acojonar – por culpa de Planta-No-Muerta. Porque cuando me ocurre esto, no dejo de pensar en la lista de las narices, hasta que me saturo y me uno al club de los bloqueados, como miembro honorífico número dos.

Como aún me esperan unas cuantas semana de intensa actividad, estoy por devolverle el sartenazo a ver si con eso se despierta. Aunque pensándolo mejor, casi que no. Mi mente – ¿o era mi cabeza? No estoy seguro – ya lleva encima bastantes golpes como para que le añada una muesca más. Calladita está más guapa, en verdad. Así aprovecho y ordeno un poco a Mis Ideas que están manga por hombro y por su culpa no me puedo concentrar.

Antes de terminar, quisiera añadir que justo al cerrar la puerta de la nevera Planta-No-Muerta me observa desde el final del pasillo (¿?), no sé si es que ha olido la comida de mañana, si quiere acojonarme – algo que ya ha conseguido – o es que ha tomado la decisión de acompañar a Mente Bloqueada mientras dure su letargo. Lo único que me ha quedado claro es que esta noche voy a dormir con la puerta bien cerrada.

10 comentarios:

Sophie dijo...

jajaajjajajjaa xD
sabés una cosa?
lo de sentado, leyendo...me hizo acordar a la continuidad de los parques, lo conocés?

beeso!

Juancho dijo...

Mmmm no, no conozco lo de la continuidad de los parques. ¿Qué es?

¡Besos! :D

Sophie dijo...

es un cuento de cortázar! leelo qe te va a gustar (:

Juancho dijo...

Apuntado queda! Lo buscare este fin de semana. :D

!Un besote!

QuietBrown dijo...

Jajajajaja, me gusta este rollo, pero no el bloqueo. Es más, mejor no hablemos de bloqueos, sino de caminos hacia delante. ¿Tendré el jueves poeta?
¡Un besote!

Juancho dijo...

Buf, pues entre el piso, el trabajo, el curso y demás... No doy a basto.

Los Jueves poetas, como cualquier otro día de la semana acaban haciendo tirabuzones. :D

¡Un besote!

Yemaya dijo...

Me ha encantado el giro de tus escritos, la verdad es que me has hecho reir con tus letras, jajajaja.
Que gusto volver de nuevo a tu casa a leerte.
Te dejo un beso y un susurro con todo mi cariño

Juancho dijo...

Bienvenida de nuevo Yemaya! :)

Me alegra ver que este cambio en mi estilo haya gustado, probar con cosas nuevas está bien, lo ves todo desde otro punto de vista.

¡Un beso!

Sophie dijo...

ey, premio ;) http://ciudadgriscontintesazulados.blogspot.com/2010/11/bittersweet.html

besito!

Juancho dijo...

!!Uala!!

Muchas gracias, a este paso voy a tener que inventarme uno para tod@s vosotr@s =)

Mañana que publico entrada, lo añado. :D

¡Mil besos!