lunes, 13 de septiembre de 2010

La Tinta, el Tintero y... el Pañuelo

De viajes y risas va esto. No sólo de los viajes que separan las ciudades miles de kilómetros, si no también de las visitas que hago de vez en cuando a la sala de espera de mi conciencia.

Un fin de semana en donde, casualidades de la vida, me he llevado una sensación a través de un viaje de casi dos mil kilómetros. En otra ciudad, me parecía que al dar la vuelta en una esquina aparecerían por arte de magia las mismas calles y los mismos edificios que perfilan mi barrio. Lo único que me recordaba que estaba un poquito más lejos de donde creía fueron la habitación del hotel y el idioma en el que hablaba la gente.

Como en todo viaje, sin equipaje no se llega a ninguna parte. Y algo que no me puede faltar, uno de mis pequeños amuletos que suelo llevar conmigo a todas parte esta formado por una estilográfica y un par de pequeñas libretas. Sí, las mismas sobre las que he escrito en varias entradas, son reales. Escriba o no en ellas, las llevo encima porque me gusta la sensación de saber que puedo plasmar en cualquier momento todo lo que veo y todo lo que siento.

En esta ocasión no ha sido posible, el tiempo me ha venido justo, pero todo lo que no puedo escribir durante... Lo escribo después. En esta ocasión, escribo sobre viajes, pero en esas libretas hablo sobre muchos temas, algunos de ellos prohibidos incluso para mi conciencia. Comenzaron como un pequeño apoyo, pequeñas historias, entradas sin acabar... Y un buen día empecé a escribir sobre lo que veía, sobre lo que vivía. Ahora son una parte esencial de mi vida.

La tinta habla de viajes, pero también habla de sensaciones. De fragmentos formados por los recuerdos y de palabras que sólo pueden leer los ojos, pues ciertos sentimientos no entienden de distancias, de kilómetros, de lenguajes o de fotografías congeladas en un instante.

8 comentarios:

Estefania Álvarez dijo...

La literatura, como el arte, es un lenguaje de las personas, y por tanto es universal. :)

Me ha gustado la entrada!

Besos

P.D: Por cierto (no sé si tiene mucho que ver) ¿alguna vez has tenido la sensación de haber estado en un lugar, cuando sabes con seguridad que eso es imposible?

Poète dijo...

a mí me pasó lo de la posdata de estefanía, en la casa de un amigo, cada vez qe voy es como aaaaaagh ya estuve acá!!

ejem, iba a decir...

es terrible tener las palabras en la boca y ningun lugar donde anotarlas! cuando eso me pasa, voy repitiendo frases de memoria hasta llegar a algún lugar con papel xD

en dónde andás, qé lugar te dejó esas sensaciones? ^^

Poète dijo...

y otra cosa... con entradas desde el 2007, cómo hacés para tener siempre una tercera palabra, eh? ajajajaja preguntaidiota.com xD

beso :D

Juancho dijo...

@Estefanía Tienes razón pero madre mía lo que cuesta esto de "escribir" en cualquier lugar...

Sí, alguna veces he tenido esa sensación y muchas veces pienso: "Esto... es real?" :P

¡Besos!

@Poète Estuve en Praga visitando a un amigo. Visita expres de fin de semana. ¿La sensación que me dejó? De no haber salido de mi barrio... Que extraño, ¿verdad?

¿La tercera palabra? Jejeje es bien fácil, la primera que se me pasa por la cabeza. ;D

ningunapreguntaesidiota.com :P

¡Un beso!

Estefania Álvarez dijo...

No hay preguntas tontas, si no respuestas inteligentes :)

Juancho dijo...

Exacto. :)

Poète dijo...

ninguna pregunta es idiota, sólo hay idiotas que preguntan (??)

jajajaja pragaa! qe lindo *-*

Juancho dijo...

Poète, sólo los idiotas NO preguntan. :)

Y sí, Praga es una ciudad muy bonita, cuando puedas ve a visitarla. :D