jueves, 6 de noviembre de 2008

La Tinta, el Tintero y... el Ojo

Un trago largo de café. De esos de máquina, demasiado aguados, demasiada cafeína, demasiadas fantasías diluidas que te ayudan a mantenerte sereno. Creo que hoy llevo cuatro, o cinco, hasta arriba de sustancias que acaban en '-ina'. No quiero dormir, hoy no, pero mi cuerpo se niega. Por mucho que me esfuerzo, que intento creer, no puedo. Salir a que me de el aire fresco, tal vez eso me ayude.

Supongo que con el tiempo uno se cansa de perseguir sueños y sombras. De intercambiar caricias frías y discusiones calientes. Lo mejor será dejar de navegar entre nubes, de asaltar castillos imaginarios... lo mejor será transformarse en uno más. Pagar mis impuestos, comparar precios, no tener tiempo. Evitar despertarme en brazos ajenos, beber demasiado y reírme de la forma grotesca reflejada en el espejo. Que mis manos ya no se pierdan por tu espalda, ni que mis cosquillas se conviertan en caricias. Ni planchar tu ropa interior un día de lluvia mientras únicamente vistes una camiseta.

No me apetece descolgar el teléfono para escuchar la voz de mi madre preguntando si esta vez me lo he comido todo. Ni tampoco quedarme dormido mientras espero ese estúpido mensaje. Algunas veces, me gustaría que todas esas luces dejaran de girar. Esa canción que tanto me gusta, hoy voy a escucharla sin parar. Sin fuerzas para terminar todos esos libros que nunca han poblado mis estanterías. Paso de que mi conciencia me ponga zancadillas, ahora voy a ir yo directo a la espinilla. Veamos qué tal le sienta. Porque después de dos cerveza, no voy a dejar que me dejes tu impronta con la lengua, y si vuelves a hacer eso. Mira paso, no me voy a controlar. Pase lo que pase... me iré a la cama caliente.

Pse, no es tan malo como tú te crees. Ahora después de unos cuantos cafés, de esos con demasiada cafeína, demasiadas risas... demasiado aguados. Puede que porque me guste cambiar. La llamada que esperabas, pues no lo sé, comprueba si estoy en la ciudad. Si no lo estoy, pues mala suerte. Aunque lo más seguro que te esté esperando en aquella barra de bar. Sin ganas de hablar, veo que se agota el tiempo, mirando como un lelo hacia ningún lugar. Mientras otros me pinchan, me estafan o simplemente les entran ganas de jugar. Creo que la imaginación se ha caído en algún lado, no recuerdo bien; en estos momentos la he dado un poco de lado. Me han comentando que lo único que debo hacer es sudar un poco, llorar un rato y sangrar lo justo, no son argumentos que vayan conmigo pero si por una vez funcionan, ¡que diablos! Ya esta bien de buscar siempre en los bolsillos de pantalones que no son míos.

Lo más probable es que acabe como siempre, caminando por alguna calle sin detenme a pensar en lo que sucede. Con el único deseo de no quedarme dormido, no esta vez. Si me quedo dormido volverán a acosarme todos esos sueños, todas esas fantasías. Quiero que de una vez se terminen, que me dejen en paz. Escuchar por fin el ruido de esta gran ciudad. Observar por un instante como se ve la realidad. Con esos prejuicios que tanto nos gusta admirar. Porque esta vez no me quiero dormir, no quiero soñar, pues de sobra me es conocido que es en mis sueño en el único lugar donde te puedo encontrar.

4 comentarios:

CalidaSirena dijo...

No es bueno vivir siempre de sueños, aunque nos ayudan muchas veces a evadirnos de la cruel realidad..
Espero que esos sueños que forjas en tu cabeza, un día se hagan realidad..
Besos muy grandotes y dulces

Juancho dijo...

Jejejeje, bueno espero que algunos sí se cumplan... otros, sinceramente, no. Digamos que son demasiado... expeditivos. :P

Un besazo, Cálida Sirena.

mo dijo...

"... lo mejor será transformarse en uno más. Pagar mis impuestos, comparar precios, no tener tiempo...".

Haz lo que creas, o lo que debas, o lo que quieras, pero nunca te conformes con ser uno más porque entonces todo se convierte en una mierda de esas que se pinchan en un palo que son aún peores que las mierdecillas normales.

Tú verás, rey.

Juancho dijo...

Sí, creo que mejor lo mando todo al carajo... y Dios dirá - o quien quiera asumir el mando -. :P

Un besazo, MO