domingo, 2 de noviembre de 2008

La Tinta, el Tintero y... el Renglón

¿Te acuerdas de cuando tenías todo el tiempo del mundo? Te pertenecía única y exclusivamente a ti, a nadie más. Nunca rendías cuentas. Lo administrabas a voluntad, sin pensar en el ayer o el mañana. Simplemente estabas ahí, ni más ni menos. El mundo se moldeaba a tus deseos, a tus caprichos. Todos hemos pasado por esa época. Todos sonreímos de manera paternal - y estúpida - al ver que incluso ahora no cambiamos. Por mucho que nos obliguen, por mucho que nos empujen.

¿Te acuerdas cuando la nostalgia era pura ficción? Cuando los días de lluvia no impedían absolutamente nada. Cuando los cambios de estación únicamente suponían un cambio de ropa. Un lavado de cara. Una sonrisa nueva, sin necesidad de guardar ningún rencor entre bolas de alcanfor. Ni siquiera los charcos te recordaban aquellos momentos en los que no supiste decir que no.

¿Te acuerdas de todas aquellas fotografías? Que nunca nos hicimos. Con esas medias sonrisas, esos juegos extraños que nunca terminaron bien. Recuerdos poblados de: ¿Y si...?, no se cumplieron. De tardes, de miradas perdidas, de manos entrelazadas y de calles que no llegan a ninguna parte. Todos esos momentos de los que no tendremos recuerdo.

¿Te acuerdas de que el cielo siempre podía esperar? O el infierno, daba igual. No tenías prisa por llegar. Ni siquiera cuando toda la maldita gente te intentaba convencer de lo contrario. La última y nos vamos, y que digan lo que quieran. Si voy midiendo las calles, o me quedo frito en el hombro de cualquier desconocido. No será la primera ni la última que me echen a patadas de este asqueroso bar.

¿Te acuerdas cuando los sentimientos los podías coleccionar? Sin exigir nada a cambio. Simplemente eran para ti y de nadie más. Las explicaciones no existían, nadie te las pedía. Llorabas si te daba la gana o reías por cualquier tontería. Un saco lleno para dar y tomar. Cuando te cruzabas conmigo, únicamente me pedías los que yo no tenía, aquellos que no te podía ofrecer. Tú en cambio me lanzabas todos los que no querías. Todos esos que reposan en el fondo del cenicero. Los que se han consumido sin que nadie los haya probado.

¿Te acuerdas? Sinceramente, espero que sí... porque a mí, la verdad, no me quedan recuerdos de este lugar.

11 comentarios:

Víctor dijo...

Impresionante, que recuerdos, ese vivir sin pensar, ese hacer sin sin planear... Hay momentos en que lo echo de menos, pero también me analizo ahora y me gusta lo que veo.

Son las dos caras de la moneda, pero... así es la vida.

Un abrazo Juancho,

PD: Como siempre has estado impresionante.

Henmex dijo...

yo ya ultimamente ni recuerdo...para que recordar si solo despierto asi los monstruos del pasado, si solo me vienen los recuerdos malos? mejor hacer tabula rasa y tirar pa alante como se pueda...

*soy bulimico pero a la hora de potar siempre se me olvida

Juancho dijo...

¡Ehy! Que alegría verte por aquí ;). Un poco de ganas de volver a esa época... pues sí. Pero yo tampoco la cambiaría por la que tengo ahora... es más... interesante. :P

Un abrazo, Victor.

¿Sólo los malos? Entonces quiere decir que los únicos que te acompañan son los buenos ¿no? O al menos los más inofensivos...

Un abrazo, Henmex.

MONTOYA dijo...

A mí me pasa a veces, recuerdo cosas que hubiera preferido olvidar y, en cambio, olvido otras que me hubiera encantado recordar para los restos.
Memoria selectiva que no positiva, ya sabes, Juancho.

De todos modos, siempre, por pequeño que éste sea, nos queda el recuerdo de algo que vivimos o sentimos en según qué etapa de nuestra vida. No me creo para nada que no se recuerde absolutamente nada.
No sé.

MO.

Juancho dijo...

Tienes toda la razón, aunque no queramos siempre terminamos recordando algo - bueno o malo. -. Por cierto, que sepas que la memoria selectiva esa es una cachonda...

Un besazo, MO

CalidaSirena dijo...

Yo si me acuerdo de todo eso y tengo su recuerdo presente..Lo que me da pena, es que tú no lo recuerdes..
Tengo un cariño para tí en mi orilla..
Besos muy grandotes Juancho, me alegro de volver a leerte..

Juancho dijo...

Siempre es mejor recordarlo todo... aunque a veces sea tan difícil...

!Feliz Cumpleaños! :P Un añito nada menos jejejeje ;)

Un besazo, Cálida Sirena

liv dijo...

no quiero acordarme¡¡ prefiero la amnesia jajaj...

- Doctor Sacks mi señora es un sombrero?
- no
- ya creia yo, he intentado ponermela y no podia¡¡

besos.

Juancho dijo...

Jajajajajaja :P Muy bueno el chiste. ;D

Un besazo, Liv.

Paisanito. dijo...

A veces recordar es enfrentarte con el miedo a encontrar lo que no quieres,
pero a veces entrar en la amnesia te da fuerza y te hace encontrarle ese tornillo flojo a todo tu presente.

Al menos, es mi teorìa.

Un abrazo, juancho.

Juancho dijo...

Puede que tengas razón... pero también debemos enfrentarnos a nuestros miedos. De vez en cuando. ;)

Un abrazo, Paisanito