martes, 11 de noviembre de 2008

La Tinta, el Tintero y... la Lluvia

Simplemente ya no está. Le llegó su hora o se le adelantó el reloj, lo mismo da. No habrá recuerdos para él. Únicamente un triste papel en las puertas de algunos portales anunciando el día de su muerte. Tampoco necesitaba más - o eso creo -. Los que habéis vivido en mi barrio supongo que le conocíais, aunque sea de vista. De entre todos los putos pirados de los alrededores siempre ha sido uno de los más "amables".

Con amabilidad me refiero a que al menos te respondía cuando le saludabas, sin saber siquiera quién eras o qué leches querías de él. Al menos no te intentaba partir la cara, vender droga, soplarte en la oreja o preguntarte la hora llevando encima unas dos docenas de relojes. Su barba característica, su perro fiel y su gorro de lana le definían perfectamente. Le conocíamos por 'Guillermo'. Siempre le veías o paseando o hablando solo o ambas cosas a la vez. Que yo recuerde, únicamente se estaba quieto en los bares. En ninguno de ellos le negaron la entrada y en todos le esperaba una jarra helada de agua, a veces un café que jamás le cobraron. A parte, en todos los bares ayudaba a los camareros a limpiar las mesas, nadie le decía ni mu. Los que lo hacían recibían como respuesta un batiburrillo de palabras inconexas y una risa como ribete de oro. En el fondo sería una buena persona, o al menos lo fue... a quien le importa ya.

No conozco nada de su historia, siempre hubo rumores sobre su locura. Algunos decían que siempre había sido así, otros que tuvo problemas con algún tipo de fármaco - legales o ilegales, poco importa -, los más sórdidos que tuvo un accidente de algún tipo que le dejó como las maracas de machín. De vez en cuando, al cruzarme con él le saludaba y él me respondía con un: Hola, majo o algo por el estilo. Ni siquiera me conocía, ni como me llamaba. Simplemente estaba ahí, te saludaba y continuaba con su charla interna, fuera la que fuese. No es que considerase sus conversaciones demasiado cortas, tal vez las nuestras son demasiado largas. Tan vacías que un simple saludo y voy a donde me sale de los cojones nos parece desagradable.

Poco más he de contar, hará un par de días o tres me dijeron que había muerto, que la última vez que lo vieron fue en un parque hablando solo y con su perro fiel. Menuda novedad ¿eh? Tampoco estoy muy seguro de por qué le dedico unas palabras, tal vez porque en el fondo si tengo que echar de menos a alguno de los putos pirados del barrio, el tendría todas las papeletas. Que cojones, las tiene o las tenía. Poco importa ya...

16 comentarios:

Ian Guerrero dijo...

Hola Juancho,

No conocía tu blog. Muchas gracias por dejar tu amable comentario en el blog que mantengo.

Ando siempre liado, pero ahora pasaré con frecuencia por tu magnífico blog. Escribes realmente bien, me gusta mucho.

Creo que todo barrio tiene un personaje como el de “La Lluvia”. Muy bueno, lo escrito, sí señor.

Por cierto, ya sé que aquí no viene a cuento, pero ¿que simulador es el que te gusta?

Un abrazo
Ian Guerrero

CalidaSirena dijo...

Hay personas que parece que pasan desapercibidas en la vida, que para algunos son personas raras, diferentes, distintas que están ahí, pero que no merecen ni un simple saludo, pero estoy segura que esas personas aunque desaparezcan,sí, han dejado muchas huellas en su vida..
Besos llenos de nostálgia hoy..

Juancho dijo...

Bienvenido a La Tinta y el Tintero, Ian Guerreo.

Jejejeje tienes razón, la verdad es que esos "personajes" le dan más vida a todo un barrio que las propias personas que lo habitan...

El simulador al que le suelo dar es el IL 2 1946, simplemente me encanta todo lo relacionado con la 2º Guerra Mundial. Pero el tema de la aviación tiene algo especial... no sé.

También intento darle al LOMAC, pero es demasiado complejo para mí. Jejejejeje

¿Sabes que gracias a tu blog pude comprarme una "Chupa de Piloto"? :P

Un abrazo, Ian.

Juancho dijo...

Tienes toda la razón, Cálida Sirena. Muchas veces no nos damos cuenta hasta que siemplemente desaparecen... sin hacer ruido. Tal como te los encontraste, se fueron...

Un besazo.

BlackMiG dijo...

Joder...
Algo alegre que siempre estaba en el barrio, y alguien que siempre respondía a los buenos días...no es que me vaya a quitar el sueño, pero no era mala gente, la verdad.
Puta lluvia

Henmex dijo...

Supongo que todos tenemos algo de piesnegros/perroflauta y que añoramos la libertad con la que ellos viven su dia dia encadenados a las drogas y a una pobreza que algunas veces es elegida(si muchos son niños de papa jugando a hippies) pero que en otros tristes casos es adquirida. No deseo convertirme en un desheredado de la sociedad, en un pirado que da vueltas con su gorro de lana pero si me dedicaran un epitafio así te diria "niño donde esta el don simon?" y me tiraba pa la calle.

Gracias

Juancho dijo...

Pues sí..., BlackMig. No es que fuese el heroe nacional querido por todos pero tampoco era el típico hijo de puta al que tanto estamos acostumbrados.

Un abrazo.

Supongo que a nadie le gustaría acabar sus días así. Pero si algún día acabo como él... espero - como mínimo - pasar tan desapercibo como lo hizo.

Un abrazo, Henmex

Carlitos Satan dijo...

Juancho, te sorprendería saber cuantos con cuantos colgados de barrio nos hemos ido cruzando en nuestra vida... recuerdame que te hable algún día de Pinto, con el que comparti pupitre y que acabo siendo uno de los habituales de las plazas de Malasaña.

* SINE DIE * dijo...

Pues ya es libre...incluso de sí mismo..

Besitos, Juancho :)

Juancho dijo...

Carlitos Satán, creo que en realidad hay más gente "colgaos" que gente sana... simplemente no les prestamos atención.

Jejejeje seguro que la historia se las trae... :)

Un abrazo.

Sine Die, seguro que ya es libre, no me cabe duda. Ojalá todos podamos ser algún dia "libres de nosotros mísmos" sin tener que llegar a esos extremos.

Besitos.

mo dijo...

El de mi barrio se llamaba Paco.
Algunos, como en mi caso, le colocábamos eso de Señor delante del nombre. Siempre hubo clases, ya sabes, y este, a pesar de no tener un duro y matar los piojos de su barba cada tres minutos y medio mientras tomaba su Don Simón de marras, era un Señor.

Mi pare siempre decía eso de "Este sí que vive feliz en su mundo sin enterarse de nada...".
Y creo que muchos admirábamos esos dos cojones de salirse del rebaño y decidir qué hacer y no hacer con TU vida sin que nadie le marcase el camino estipulado.

Me cuentan que se puso malo de neumonía y que lo ingresaron.
Me cuentan también que furon muchos los vecinos que cruzaron la puerta de ese hospital para verlo antes de fallecer.

Siempre hubo clases, sí.


MO.

P.D.: Joer, me he puesto de un triste que lo flipas.

Juancho dijo...

¡Eh¡ De triste nada, si eso un poco de melancolía y ya esta :P

Siempre es bueno tener en la memoria personajes entrañables - y no me refiero a osos de gominola -. Siempre es mejor uno de esos que sabes que es o fue REAL a cien que nunca existieron...

Un besazo, Mo.

Paisanito. dijo...

Yo estoy a favor de Calida Sirena.

A mì me paso, me pasa y seguro me pasarà.

Yo de chico, era màs bien un chico distinto, que en vez de hablar con las personas, salìa al medio del campo a juntar libebulas, mariposa, todo aquello que volasè. Era un amante de la libertad, de la naturaleza, de la ferviente naturaleza humana.
Y siempre lo seguì haciendo, nada mas que cuando crecì, me refugiè en las letras y en las sierras.
Hasta que me tocò golpearme con la vida, con esa sociedad NO LIBRE, sino con la presa de acciones, de seguridad, etc.
Y es asì, uno a veces, puede no pasar desapercibido, porque aùn conserva sus ideales y los pone en rigor en un contexto que no la manifestaciòn ideologa de ese momento.

Un abrazo, Juancho!

Juancho dijo...

Pues yo no lo creo Paisanito, no creo que pases sin dejar huella ni nada por el estilo... no sé... es la sensación que tengo.

Al menos has encontrado un refugio, uno muy bueno donde expresarte como te de la real gana...

Un abrazo. :)

liv dijo...

los hay tambien los pirados creyendose cuerdos, falsificando el concepto y por rebote la realidad...y como la mala hierva.. siempre dando por culo.

Besacos amigo¡¡

Juancho dijo...

Esos son los peores... aunque si les cazas a tiempo, son los más divertidos. :P

Un besazo, Liv.