jueves, 12 de junio de 2008

La Tinta, el Tintero y... la Rueca

Han pasado muchos días desde la última vez. Mi vida ha dado un giro de ciento ochenta grados, del todo a la nada... de la nada al todo. Debería estar preocupado pero no, me siento un poco más libre. Resulta extraño contar con todo el tiempo del mundo cuando antes que me quejaba por no tenerlo.

Es agradable esta nueva sensación de pseudo libertad, hasta que encuentre otro trabajo en el que perder mi tiempo. Antes de que llegue ese momento prometo que perseguiré sueños, todos aquellos que han hecho cola pacientemente. Por favor, pasen, pasen que al fondo hay sitio, siempre lo ha habido... y siempre lo habrá.

Todo parece tan distinto, mantengo algunas viejas costumbres: levantarme temprano, revisar correos, charlar con la gente... pero cuando bajo a la calle todo parece cambiado, como si se tratase de una película. ¿Os habéis dado cuenta? Incluso existe la vida fuera de las oficinas, increíble. La gente va y viene con sus quehaceres, incluso parece que se respira un aire diferente, creo que no todos tendrán tantísimo tiempo libre, pero tengo la sensación de haber vivido una gran mentira. Nosotros creamos la necesidad, nosotros ponemos el remedio. Resulta algo idealista, sí, pero parece que absolutamente nadie se ha dado cuenta, ¿realmente necesitamos abandonar nuestras vidas de esa manera? O tal vez, sí se han dado cuenta pero el miedo lo supera todo, congela músculos, nervios y pensamientos ¿realmente es eso? Simplemente me pregunto, ¿hasta donde llega nuestra ambición?

Cada vez que me sucede, recuerdo de una gran frase de Amado Nervo: Quizá uno de los más temibles pensamientos, el más temible acaso antes de morir, sea éste: ¡he vivido en vano! En ese preciso momento es cuando me acerco a ti y te como a besos, sin ninguna razón, porque esta vez me muero porque suspires, porque me odies, por pasar todo el fin de semana desnudos en tu habitación, porque no me quiero olvidar de todos esos momentos que jamás hemos llegado a vivir.

Suena la alarma de un colegio anunciando el fin de las clases y cientos de gritos inundan el espacio, ves a madres y padres recogiendo a sus hijos, camino de casa. Otro día más, y me parece maravilloso, cierta nostalgia me invade al recordar lo fácil que eran aquellos años, únicamente jugar y aprobar mates para tener un verano de libertad, de infinita libertad. Y ahora, cuando poseo un puñado, los lobos de la realidad acechan sin descanso. Han encontrado un rastro, y la maquinaría se pone a funcionar. Todo para evitar que mis sueños puedan echar a volar. Trabaja, trabaja y trabaja para poder entrar de nuevo en el juego, ¿no se dan cuenta de que no me apetece jugar? Que para mí nada de lo que me cuentan tiene valor, pero insisten hasta que ya no lo soporto más y me alejo corriendo, intentando escapar.

A ver si por una maldita vez, eres tú la única que me puede encontrar.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues yo te digo una cosa, no volvía a la etapa del colegio ni harta vino, rey. Uf, es que sólo de leerte se me han venido las mates, la religión y la hija la gran puta de sociales que me decía en CADA una de sus clases aquello de: "Tú te crees que la Historia es una película o algo ¿verdad?".
Bah, menuda borde.


"... En ese preciso momento es cuando me acerco a ti y te como a besos, sin ninguna razón, porque esta vez me muero porque suspires, porque me odies, por pasar todo el fin de semana desnudos en tu habitación, porque no me quiero olvidar de todos esos momentos que jamás hemos llegado a vivir".

(La que suspira ahora soy yo).


MO.

P.D.: ¿Te han echado del curro? tú traquilo Juancho que aquí los catalanes ya cubrimos tu parte de impuestos a pagar y tal... jajajajaja!

Juancho dijo...

Yo tengo dos recuedos, uno bueno y otro malo. Me quedo con los dos, uno por lo bien que lo pasé y otro por lo que "aprendí". :P

Hermosos suspiros de mujer, añado. ;D

Un beso

Carlitos Satan dijo...

No sabes cuantisima razón tienes, y te lo digo amarrado desde la oficina donde veo como pasa el tiempo sin que ninguno de mis sueños se termine de materializar... cabronazo, mira que recordarme algo asi un viernes...

Juancho dijo...

Carlitos Satan jajajaja no era mi intención :P

Pero ahora tengo tanto tiempo, que no sé que hacer con él. Qué cosas...

Eva dijo...

Me quedé suspirando en el mismo párrafo que MO... ainsss... yo tampoco cambio los deberes de verano por las cañitas al sol, que todo no tiene porque ser malo a esta edad que luce la menda.

Saludines.

Juancho dijo...

Bienvenida a La Tinta y el Tintero Eva.

Creo que yo tampoco los cambiaría, pero al menos durante aquella epoca de exámenes, deberes y demás teníamos muchas menos preocupaciones... ;D

Un beso

Paisanito. dijo...

Suena la alarma de un colegio anunciando el fin de las clases y cientos de gritos inundan el espacio, ves a madres y padres recogiendo a sus hijos, camino de casa. Otro día más, y me parece maravilloso...

esa frase me trajo a la mente, dos años atras, cuando iba al secundario,
y yo observaba lo mismo...
las madres con los hijos, el griterio, el colectivo...

muy buen monologo.

como siempre, es un lujo leerte, me traes tantos recuerdosss!

un abrazo, juancho

exitos,

paisa!

Merüna dijo...

Pues yo me alegro mucho de q el sentimiento q tengas ahora sea el de libertad... parece mentira pero lo q se puede llegar a disfrutar viendo desde fuera el quehacer diario de un dia normal, pasear por un parque soleado y pensar en las cosas que de verdad te gustaria hacer, llenarte d ganas de todo.

No te precipites en volver a "entrar en el juego", en volver a obligarte pq te obligan desde fuera y tu conciencia se resiente (ya sera el banco quien nos obligue en el futuro y ahi no habra remedio). Disfruta, se 1 poco mas feliz, hay 1 monton d cosas que puedes hacer para mejorar tu futuro y q seguro q te apetecen mas que las 8 horas de monotona oficina, para eso ya habra tiempo seguro...

Yo tb coincido en la alegria de la etapa infantil jejeje, pero ahora toca ser un poco menos niños... q remedio.

1 bsito!! y animo ;)

Juancho dijo...

Paisanito, la verdad es que todos esos momento tienen algo de especial... y mas aun cuando ya estas trabajando...

Un abrazo. :)

Meruna, la verdad es que ni pizca de ganas... pero muchas veces la presion puede con uno... ya veremos en que acaba todo esto.

Un besote

Anónimo dijo...

Los catalanes no pagais nuestros impuestos, es lo que debeis pagar por chantajear al gobierno central con temas como el estatut, el idioma, el nacionalisto que ningun politico quiere que llegue porque les da votos y robarle el agua del ebro a aragon :)

Juancho dijo...

Extraño comentario anónimo... realmente extraño. Nunca pensé que mis entradas deribaran en temas políticos...

Los comentarios jocoso dejálos como son... una pequeña broma - ya que me supongo que el tuyo viene de otro comentario al respecto -. ;)

Y como me gustan tanto las adivinanzas... eres madrileño/a, a que sí.